Jorge Marcelo Faurie, su pasado menemista y los escándalos que protagonizó

El presidente Mauricio Macri eligió a su nuevo Canciller tras la dimisión de Susana Malcorra pero puso el dedo en un diplomático de carrera no ajeno a escándalos en su currículm. Jorge Marcelo Faurie, hasta ayer embajador en Francia elegido por el actual Presidente, tiene una extensa carrera por el mundo con las relaciones exteriores y una estrecha relación el menemismo.

Fue Director Nacional de Ceremonial durante el gobierno de Carlos Menem. Por sus vínculos con el menemismo, la Oficina Anticorrupción (OA) lo denunció ante la Justicia por haber omitido consignar en su última declaración jurada una sociedad que comparte con Ramón Hernández, el secretario privado de Carlos Menem.

Esta denuncia recayó en 2002, ya durante el gobierno de Eduardo Duhalde. Ese año había sido designado vicecanciller por Carlos Ruckauf, quien le dejó el mando de la provincia de Buenos Aires a Felipe Solá y asumió como Canciller.

Pero su gestión como vicecanciller, el cargo más alto al que accedió en funciones de Gobierno, fue manchado por otro episodio: Ruckauf lo echó por el escándalo por las cuentas menemistas en Suiza.

Faurie fue reemplazado en 2002 por el economista Martín Redrado, en ese entonces secretario de Comercio y Relaciones Internacionales de la Cancillería.

"Faurie fue quien, como director de Ceremonial de la Cancillería, le renovó el pasaporte diplomático a su amigo, socio y secretario de Menem, Ramón Hernández. Ese tipo de pasaportes permite pasar las aduanas sin control en los aeropuertos del mundo, y Hernández no lo devolvió", afirmó una nota de Clarín del 16 de agosto de 2002 sobre ese escándalo.

El diario agregaba información sobre el anterior caso en esa misma crónica: "El número dos de Carlos Ruckauf todavía hoy es socio en Costes S.R.L. de Hernández, quien tiene domicilio legal en el Alvear Palace Hotel. El propio Faurie explicó que constituyó Costes S.R.L. con Hernández porque tenían planeado poner un restaurante mexicano en el paquetísimo salón Tattersall del hipódromo de Palermo". Y justificó así su decisión de mantener la empresa en el anonimato patrimonial: "No debo declarar esta empresa porque no llegué a poner un peso", se defendió.

En la conferencia de prensa donde se anunció la salida de Malcorra y la llegada de Faurie, al Jefe de Gabinete, Marcos Peña, se le preguntó por estos escandalosos casos del nuevo Canciller de Cambiemos. "Estamos al tanto, creemos que el tema fue aclarado en su momento", afirmó escuetamente el jefe de ministros.

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html