Brutal femicidio en Catamarca

Brenda Micaela Gordillo, de 25 años fue asfixiada por Naim Vera, quien después la icineró parcialmente en una parrilla, la descuartizó y luego la tiró parte en un contenedor y el resto fuera de la ciudad capital de esa provincia.

Naim Vera, de 19 años, hijo de un reconocido médico de la zona, dio muerte a Brenda asfixiándola con un pañuelo que insertó dentro de su boca, de acuerdo a los resultados de la autopsia practicada el lunes. El asesino le contó primero a un amigo y luego a su familia, quienes llamaron a un abogado y lo entregaron a la Policía.

Después quemó sus restos en una parrilla para luego esparcir las partes del cuerpo en distintos lugares, incluso en el contenedor que estaba frente a la vivienda.

Según la reconstrucción, que realiza el fiscal Hugo Costilla, Brenda y Naim Verá comenzaron una relación amorosa ocasional en el mes de diciembre. “No eran novios pero se veían cada tanto, salían a tomar algo, tenían relaciones como cualquier chico o chica de esa edad. Se estaban conociendo”, dice una amiga de la víctima.

De acuerdo a algunos algunos testimonios, la chica le habría dicho que estaba embarazada, cosa que fue descartada en la necropsia, donde también se confirmó que estaba imposibilitada de gestar a raíz de un quiste en el útero.

El sábado a la tarde, Vera se comunicó con Brenda y la invitó al departamento que era propiedad de su abuela ubicado en la calle Ayacucho al 68. El inmueble estaba deshabitado, pero el chico tenía las llaves. Ella llegó en su Volkswagen gol cerca de la medianoche. Cerca de las 3 AM, algo pasó. La Justicia todavía no puede determinar si existió alguna discusión o pelea entre ellos. Lo cierto es que el estudiante de medicina atacó a Brenda. No la golpeó, pero le introdujo un trapo en la boca y la asfixió.

Con el cadáver de Brenda sobre sus manos, el hijo del médico encendió la parrilla que está en el balcón del departamento. No desmembró el cuerpo con un cuchillo como trascendió en principio apenas se conoció la noticia, sino que colocó el cuerpo entero. El accionar de las llamas sobre el cadáver provocó una fuerte llamarada y un espeso humo que hizo despertar a una vecina que se asomó y vio a Vera frente a la parrilla. Le llamó la atención la situación, sobre todo porque eran las 4 de la mañana, pero cerró sus ventanas y se fue a dormir.

Algunas horas después, esa vecina se convertiría en una testigo clave.

El cuerpo de Brenda, jugadora de hockey de un club de la zona, se desprendió en dos partes producto del calor intenso de las llamas. Al ver que el fuego tardaba más de lo que él esperaba en consumir el cadáver, apagó la parrilla y sacó las dos partes totalmente calcinadas.

Una cámara de seguridad ubicada en la puerta del edificio muestra cómo cerca de las 4.30 Naim Vera salió del inmueble con una bolsa a cuestas. Adentro estaba la parte inferior del cuerpo de Brenda. Tiró la bolsa en el contenedor que está en frente al edificio y volvió a entrar. Algo similar hizo con el resto del cuerpo. Lo puso en una caja pero en lugar de arrojarlo en la basura lo puso en la parte trasera de la camioneta Fiat Toro de su padre y se fue de lugar.

El femicida condujo aproximadamente 20 kilómetros hasta una zona llamada La Quebrada en las afueras de la ciudad de San Fernando Del Valle de Catamarca. Para llegar al lugar bordeó parte de la capital y tomó la ruta 4 hasta el kilómetro 11. Ahí se detuvo, se adentró al campo con los restos del cuerpo de Brenda y los enterró. Una cámara de seguridad ubicada en la ruta tomó el momento en el cual pasaba con el vehículo.

Una vez de vuelta en la camioneta, ya con la mitad del cuerpo de Brenda en el contenedor frente al departamento y el resto enterrado a pocos metros suyos, se quedó unos minutos en el interior del vehículo. En ese momento llegaron dos policías que trabajaban en un control vehicular cercano. Le preguntaron qué estaba haciendo. “Estoy yendo a trabajar, frené a mandar unos mensajes”, les respondió. Los efectivos le solicitaron la licencia de conducir y tomaron sus datos pero lo dejaron ir. No notaron nada extraño.

Vera fue encontrado por policías tras enterrar el cuerpo. Le pidieron documentos y lo dejaron ir.
Vera fue encontrado por policías tras enterrar el cuerpo. Le pidieron documentos y lo dejaron ir.
Ya con el sol sobre su cabeza, cerca de las 7 AM, Vera finalmente tomó la decisión de ir a ver a su amigo. El joven, que fue uno de los pocos en tener contacto con el asesino luego del crimen, habló ante la Justicia.

Este es su testimonio:

“Nair me había contado que la chica le había dicho que estaba embarazada. Incluso ella le había mandado una foto de un test de embarazo y hasta unos estudios a su nombre. Naim se había puesto muy nervioso. Hace algunos días me dijo: ‘Me mato yo o la mato a ella’. Yo le dije que estaba loco, que no se mande ninguna cagada. Incluso me pidió plata pero no le di. Jamás pensé que podía pasar algo así”, relato a la Justicia el amigo del acusado.

Luego siguió su relato con lo qué pasó la mañana de la confesión: “Me tocó el timbre muy temprano, yo estaba durmiendo. Me dijo “La cague, la mate”. No entendía nada, nunca imagine algo así por como era el súper tranquilo. Lo mandé a cagar y le dije que se vaya a dormir”.

Luego del contacto con su amigo, Vera fue a la casa de sus padres. Una vez en la casa familiar, que queda a la vuelta del departamento que se convirtió en la escena del horror, Naim Vera le relató a su familia lo que había hecho. Llamaron a un abogado cercano a ellos y decidieron finalmente entregarlo a la Policía provincial.

En la comisaría, el femicida dio su versión de los hechos ante los policías. Pero, además, intentó mentirles. Les dijo que la víctima se había caído de las escaleras y que había descartado el cuerpo por miedo a que lo inculpen. Esta versión quedó totalmente descartada en las autopsia que se le practicó al cuerpo de Brenda. El estudio habla claramente de una asfixia y de ausencia de golpes. En lo único en lo que no mintió Vera fue en los lugares donde había descartado los restos de su víctima. Se los marcó con precisión a los investigadores.

El mejor amigo no fue el único en hablar. La versión del falso embarazo está presente en varios de los testimonios de los amigos de Vera, aunque hasta el momento los investigadores no pudieron comprobarlo fehacientemente, ya que por ahora no se encontraron ninguno de los celulares. Ni de la víctima ni del victimario. El joven detenido no tenía una celular funcionando porque, según contó, se le había roto y el de Brenda no aparece.

La autopsia reveló que Brenda no estaba embazarada, incluso no podía estarlo. La víctima tenía un quiste en el utero que le impedía tener hijos de acuerdo a los resultados de la autopsia. El mismo examen al cuerpo de Micaela señala que, si bien no tiene golpes ni traumatismos, sí existen lesiones defensivas como arañazos o raspones. “Nos queda claro que cuando la víctima recibe el ataque es decir la intención de asfixiarla se trató de defender como pudo”, señalan los investigadores.

El acusado deberá ser indagado. Solo habló ante la policía, lo cual no tiene validez en el expediente. En las próximas horas se realizará otra medida de prueba que será fundamental: la rueda de reconocimiento. En ella participarán los dos policías del puesto de control sobre la ruta y la vecina que se despertó aquella madrugada producto del espeso humo que salía de la parrilla.

El lunes, un día después del crimen y de que Vera se haya entregado, la familia del femicida le envió a través de un comunicado de prensa sus condolencias y pedido de disculpas a los seres queridos de la víctima.

“A partir de lo sucedido con nuestro hijo y hermano Naim; estamos conmovidos, destruidos como familia y pasando por el peor momento de nuestras vidas. Expresamos nuestras más sinceras condolencias y pedimos perdón a la familia y seres queridos de Micaela Gordillo. Rogamos que descanse en paz y nos ponemos a disposición”, expresaron en el documento.

El fiscal Costilla ordenó además un allanamiento a la casa de Vera en busca de evidencias y el traslado del sospechoso a un centro asistencial para que sea cometido a análisis de sangre con el fin de constatar si estaba bajo el efecto de las drogas.

En tanto, desde el colectivo Ni Una Menos de Catamarca se convocó a una marcha para pedir Justicia en la plaza 25 de Mayo de la capital provincial.

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html