El recital "se nos fue de las manos", dijo el intendente de Olavarría

El intendente del PRO, Ezequiel Galli afirmó que “lo que sucedió fue un desmadre total”, en el recital del Indio Solari, ya que se estimaba que asistirían entre 160 a 170 mil personas, pero la cifra fue de más de 350 mil. Confirmó además que se registraron dos muertos y señaló que está abocado a facilitar el regreso a sus hogares a los cientos de jóvenes que quedaron varados en la ciudad.

A poco de suceder la tragedia, se recordó que la seguridad del predio donde sucedieron los hechos eran responsabilidad, como en cada uno de los recitales dados por Solari, de la productora vinculada con el músico.

"Uno de los dos fallecidos fue por un paro cardiorrespiratorio en el lugar, y la segunda persona fue por una avalancha", ratificó el jefe comunal y afirmó que “la tarea del municipio fue garantizar la seguridad fuera del predio y el operativo de salud, que en ningún momento colapsó, y se pudo atender a todos los heridos".

En conferencia de prensa, Galli aseveró que hubo “mucha gente trabajando y atendiendo todos los casos que llegaban a los dos hospitales móviles de la Provincia cerca del lugar” y destacó que “todo el equipo de la municipalidad ha trabajado de una manera impecable en lo era el control de la calle".

El intendente responsabilizó a los organizadores del evento por las víctimas del recital, ya que se tenía habilitación "para 200.000 personas" y "no para la cantidad de gente que asistió".

“La habilitación que dio el municipio fue de hasta 200.000 personas, pero la situación se fue de las manos ya que se esperaba alrededor de 160.000 personas y fueron el doble", aseveró el jefe comunal y contó que él mismo asistió al lugar y se retiró en la mitad del espectáculo “para garantizar la salida de la gente".

Por otra parte, Galli hizo referencia a los disturbios ocurridos en la zona de la terminal de ómnibus.

"Hubo gente que se puso muy nerviosa porque perdió sus micros y ómnibus que los llevaban a sus casas, y eso los llevó a producir incidentes", apuntó Galli e informó que se habían “conseguido alrededor de 20 micros para que se lleven a la gente que quedó varada”.

“Hay micros del Ejército, de Desarrollo Social de la Provincia y de los municipios vecinos", especificó y, a su vez, confirmó que "entraron más de 100.000 vehículos” a la ciudad para ver el recital del ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

En cuanto a las responsabilidades, el intendente de Olavarría aseveró que las dos personas fallecieron en un predio que "no es municipal, es de los acreedores, y hay un contrato firmado en alquiler a una empresa privada que tiene que llevar adelante el show".

“Es la justicia la que tiene que determinar las responsabilidades", aseveró Galli e insistió que los problemas "fueron adentro del predio y no afuera".

"Lo lamento con el alma, porque como intendente si bien no tenemos responsabilidad legal con los fallecidos, me siento responsable ante la situación", concluyó.

Las personas fallecidas son Javier León, que aparentemente murió por un paro cardio respiratorio y el segundo fallecido, que aún restaba identificar, se llamaba Juan Francisco Bulacio, tenía 36 años y era oriundo de Garín, informaron fuentes policiales.

El testimonio de la mujer de Javier León

La esposa de Javier León, uno de los fallecidos en el recital del Indio Solari, contó que llevaban 20 años juntos y fueron a Olavarría con su hijo mayor.

Eran seguidores del Indio y Los Redondos desde hace varios años. “Siempre fuimos a los recitales y siempre hubo organización. Esta vez no hubo organización. Nadie me pidió una entrada, no pasé controles ni cacheos. Estaba acostumbrada a estar 10 cuadras antes con controles, pero el sábado entré con mis entradas en la mano”, dijo María José.

Detalló que Javier se descompuso, se sentía mal, y lo llevaron a uno de los puestos de enfermería.

“Ahí le ponen suero y lo sacan otra vez. Enseguida se me desploma. Lo vuelven a entrar, pero no me dejaron ver qué era lo que estaba pasando”, relató. “Me dijeron que estaba bien, que lo iban a trasladar al hospital para que esté más compensado. Pero no me dejan ir con ellos.”

Entonces fue a buscar su auto, caminando entre la multitud. “Cuando llegué al hospital mi marido estaba muerto. Yo no sé qué pasó -dijo-. Me dijeron que era la presión. Estaba pálido y vomitaba, estaba descompuesto."

María José estimó que la situación sería diferente si "hubiese sido llevado a otro lado". También lamentó que ni siquiera le hubieran dicho que estaba sufriendo era un paro.

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html