Investigación especial - por Priscila Cano

El desembarco de Burger King bajo la lupa

Como ya lo informaron y aplaudieron algunos medios de la Provincia, Burger King inauguró una sucursal en el patio de comidas de San Luis Shopping Center, la número 90 en el país, acercando esta vez la “experiencia Burger King” a los niños, jóvenes y adultos puntanos. Una experiencia que es necesario poner bajo lupa antes de aplaudirla, dado que los alimentos que ofrece esta cadena se caracterizan por ser ricos en azúcares y grasas, por lo tanto, en calorías, a lo que se suman altos niveles de sodio.

Si bien las calorías son necesarias, la incorporación en exceso a partir del consumo de azúcares y grasas son perjudiciales para la salud. Los azúcares se convierten en grasas y las grasas consumidas directamente pueden, de no ser completamente metabolizadas, acumularse en el organismo.

La cantidad recomendada de calorías que debe consumirse diariamente, varía de persona a persona, considerando su nivel de actividad física, peso, edad, altura y sexo. Para una mujer saludable de 20 años, que no realiza actividad física, pesa 55 kilos y mide 1,65 es recomendable el consumo diario de aproximadamente 1585 calorías. En una dieta que contempla este valor, un almuerzo o una cena debe contener unas 400 calorías.

Burger King ofrece combos que superan en una sola comida, tres veces el total de calorías recomendadas para un almuerzo. Una hamburguesa Stacker Cuádruple, por ejemplo, más unas papas medianas y un vaso de gaseosa mediano, suman en total 1425 calorías.

Con otras opciones el número cambia. Si en lugar de carne elegimos pollo y optamos por comer el Tendergrill los valores continúan siendo altos. La hamburguesa de pollo más una porción de aros de cebollas fritos y una gaseosa mediana suman un total de 1096, esto es más del doble de las calorías que debería consumirse en un almuerzo o en una cena.

La Organización Mundial de la Salud recomienda para personas con peso normal, que el azúcar ingerido represente menos del 10% de la cantidad de calorías diarias recomendadas. De las 1585 calorías que necesita una mujer, por ejemplo, sólo 158, o unos 40 gramos deberían provenir del azúcar. El cono de helado de Burger King, es el postre con menos calorías del menú y que, por lo tanto, podría incluirse dentro del almuerzo sin problemas. Sin embargo, si durante la comida también consumimos una gaseosa mediana, excederíamos el valor recomendado. Esto no es todo, Burger King ofrece el King Mix Rocklets que posee un total de 70g de azúcar. Unas 280 calorías.

Todos los alimentos mencionados, además contienen altas cantidades de sodio. La Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo de sodio sea menor a 2.000 mg de sodio diariamente, mientras que las personas con hipertensión, diabetes o enfermedad renal, deberían consumir hasta 1500 mg por día. La hamburguesa Stacker Cuádruple acompañada con papas, la cantidad de sodio resulta en una total de 2280 mg, esto si no contamos la sal que podemos agregarle aparte al acompañamiento, ni la sal que contienen los aderezos.

La nutricionista Virginia Béssega, docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de San Luis, señala que consumir en exceso azúcar y grasas trae consecuencias negativas, una de ellas es el desarrollo de obesidad, de la que se desprende la diabetes, la hipertensión y la dislipemia, es decir el exceso de colesterol en sangre. Y agrega, “Si bien la obesidad es multicausal, la mayoría de las veces se llega por un consumo inadecuado de grasas y de azúcares”. Por otro lado, “el consumo excesivo de sodio se asocia a la hipertensión arterial, a mayor riesgo de accidentes cerebro vascular y a mayor riesgo de infartos, que es independiente de que tengamos o no tengamos obesidad. Las personas, por más delgadas que sean, si hacen un consumo excesivo de sal, también se asocian a un riesgo aumentado de estas patologías”, indica Béssega. Estos problemas tienen lugar cuando “se abusa en la cantidad y la frecuencia” con que se ingieren alimentos ricos en grasas, azúcar y sodio. Por esta razón, recomienda ir a este tipo de restaurantes cada quince días aproximadamente y evitar repetir o agrandar las porciones.

La nutricionista Analía Moreno, Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital San Luis y docente de la UNSL, señala que los alimentos de Burger King son todos productos hipercalóricos y “con alto contenido en grasas saturadas, perjudiciales para la salud. Elevan el colesterol total y colesterol LDL, que es el colesterol malo”. Por esta razón, advierte que “estos productos no son recomendados en la dieta habitual de los niños y jóvenes por el alto contenido de sodios, calorías y azucares simples. Sólo eventualmente, una vez cada 14 días o una vez al mes como parte de una salida social entre amigos.”

Si bien existen alimentos con menos grasas y azúcares que incluyen pollo grillado o tomates en vez de papas fritas, no es lo que más se promociona, esto sin contar con la propiedad estimulante al consumo que provocan el azúcar, las grasas y la sal en los alimentos, que condicionan fuertemente la ingesta y que se materializa en agrandar o repetir la porciones.

La OMS asegura que la obesidad es epidemia mundial. En 2014, más de 1.900 millones de adultos tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones presentaban obesidad. En 2013, se detectó que más de 42 millones de niños tenían sobrepeso. Las razones son claras y contundentes, un incremento de la ingesta hipercalórica, asociada a altos niveles de sedentarismo. Luego de lo expresado, aplaudir el desembarco de Burger King en la Provincia puede entenderse como una acción imprudente.

Priscila Cano
Estudiante de Periodismo
Facultad de Ciencias Humanas

 

 

 

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html