Otro planteo para que Griesa deje pagar

El gobierno argentino presentó una moción al juez Thomas Griesa para que reponga la medida cautelar (stay) que permita que los bonistas del canje puedan seguir cobrando. También pidió "protección suficiente" contra el riesgo económico y financiero que puede significar la activación de la cláusula RUFO para poder alcanzar "una solución justa y equitativa a todos los acreedores".

"La posición de la República es que la Corte debe permitir al BONY que cumpla con su obligación fiduciaria para transferir la propiedad de los bonistas a ellos, ya que cualquier acción contraria es incompatible con esa obligación", dijo el estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que representa a la Argentina.

Según los letrados, "la advertencia al BONY a cumplir con sus obligaciones fiduciarias es aún más problemática con respecto a los tenedores de bonos en euros, que se han manejado por separado, para aclarar lo que los requerimientos judiciales no hacen, al prohibir que entidades extranjeras transfieran sus fondos a ellos porque esas entidades están más allá la jurisdicción de la Corte y con sujeción a las leyes extranjeras".

Los bancos fiduciarios que administran los pagos de la Argentina pretenden que Griesa les indique qué deben hacer con los 900 millones de dólares que la Argentina depositó en sus cuentas el 26 de junio para cancelar los vencimientos de deuda performing. El juez le ordenó al Bank of New York Mellon que no gire el dinero desde sus cuentas en Buenos Aires a las de Nueva York -cerca de 530 millones de dólares- y eso desató el temor de otras entidades, las que piden se las releve juridisccionalmente y puedan pagar en otras plazas que no sea Nueva York.

 

 

 

 
   
Free counter and web
stats