Fue el viernes en el sur de la provincia

El Parlamento Ranquel, junto al gobernador de San Luis, decidieron impulsar "La Gran Nación Ranquel"

San Luis (Pelr) 20-07-09. Sobrepasando las atribuciones que la Constitución le da al Congreso Nacional y a las provincias en su artículo 75, inciso 17, "el lonko Alberto" anunció que bregará junto al pueblo ranquel para que puedan constituirse como Nación. Por ahora tendrán "un estatus mínimo" que es un municipio, pero buscan algo más ambicioso, que si bien no explicitó, trazó sus lineamientos. El "segundo antes" de la llegada del blanco no es solo una metáfora explicativa, sino un norte en la empresa que se han propuesto.

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, participó el viernes último del parlamento de lonkos (jefes) ranqueles de distintos puntos del país y anunció luego una serie de medidas que impulsará para "volver al segundo antes" de que los conquistadores argentinos comenzaran con el genocido en el territorio que ocuparon como Nación. Los anuncios incluyeron la "restitución" de mas territorios -más 50 mil hectáreas al sur de la provincia que se suman a las 2.500 ya entregadas-; educación con currícula propia y docentes elegidos entre los miembros de la comunidad rankülche; el respeto a las tradiciones que en materia de salud tenga ese pueblo, como así también "su espiritualidad", además de una serie de temas tendientes a lograr "la sustentabilidad económica", entre los que incluye exenciones impositivas para la producción de cueros, actividades relacionadas con las carnes, el turismo y la tecnología.

Pero el anuncio más importante, fue la de otorgarle a ese pueblo originario un estatus jurídico político que no tiene precedentes en la Argentina, que si bien no está definido, en su bosquejo dejó entrever que se trataría de la constitucíón de al menos una Confederación o Nación.

"Tenemos que establecer el estatus provisorio de la comunidad ranquel, hasta que se establezca el definitivo, de que la comunidad ranquel se constituya como un municipio, con el intendente, que es el lonko, que lo elijan con la modalidad que ellos quieran y que tengan a su vez coparticipación federal (...) que tenga por ahora las facultades equivalentes a un municipio. Va a ser un estatus mínimo, porque el que viene será muchísimo mayor", expresó Rodríguez Saá.

Pero, en otro párrafo de su alocución, había manifestado que se debía firmar un tratado, no sabía si "internacional", "interprovincial" o con el Estado Argentino,para delimitar los puntos de convivencia entre nuestra sociedad y el pueblo ranquel.

"Tenemos que imaginarnos un segundo antes, un minuto antes de que comenzara (el genocidio) como vivían los ranqueles, con cuanta libertad, con cuanta autonomía. Eran una Nación, con su cultura, su estilo de vida, su viabilidad económica, su organización social, su espiritualdidad, sus reglas de convivencia, su derecho penal, su derecho internacional público".

La referencia al "segundo antes" abandonó allí la retórica para referirse a algo más sustancial en el plano jurídico político. Luego abundó en ese sentido, con otro pensamiento:

"Tenemos que firmar un tratado. La pregunta es: ¿es un tratado de derecho internacional, es un tratado argentino, es un tratado de reivindicación de nuestra historia, es un tratado interprovincial; cuál es la esfera de ese tratado?" se preguntó para señalar a renglón siguente: "Es un tratado entre la Nación Ranquel y la Provincia de San Luis y es un tratado entre la Nación Ranquel y la República Argentina. Esto no es cosa menor y es un enorme antecedente para lo que va a suceder con la Nación Ranquel y con posterioridad con otras culturas originarias de la Argentina", indicó.

Luego agregó: "muchos años después de haber sufrido ellos esta discriminación por parte de una cultura que los dominó y restaurarle estos derechos a ese segundo antes. Esto no es fácil, es muy complicado, porque además se superponen muchísimas esferas de competencias; las municipales, las provinciales, las nacionales y el derecho internacional público. "Ahora tenemos que enfrentar esta situación con muchísima racionalidad".

Al momento de hablar sobre lo decidido en la reunión con los lonkos, que se realizó a puertas cerradas por espacio de más de dos horas, informó que "se tomaron dos decisiones y un camino", señaló y explicó luego: "Decidieron conformar una Confederación Ranquel" entre las comunidades de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Mendoza y San Luis, que fueron "los lugares o los sitios donde el señorío, el imperio Ranquel se manifestaba". La segunda, fue la respuesta a una pregunta a la comunidad ranquel radicada en el sur de la provincia a "recibir a otros miembros de distintos puntos del país. La respuesta solidaria, magnífica, hermosa de nuestros hermanos ranqueles de San Luis fue si", contó Rodríguez Saá.

Luego explicó las medidas que desde su gobierno se ejecutarían para dar viabilidad económica y sustentabilidad a la Nación Ranquel, entre las que destacó la creación de un hotel 5 estrellas, la construcción de un casino y una emisora de radio, el impulso a actividades económicas propias, como las artesanías, el trabajo en cuero y la producción y manufactura cárnica.

En otro tramo señaló: "Tenemos que firmar un convenio, complicado, que rebalsa a San Luis, entre los lonkos ranqueles, con la Confederación Ranquel, para escribir una versión ranquel del libro Una Excursión a los Indios Ranqueles de Lucio V. Mansilla, con todo respeto, pero que puede ser un libro que realmente aporte a la cultura nacional (...) donde quede desmitificado todo aquello de que las culturas originarias tenían que ser discriminadas".

La reivindicación de su sangre ranquel

Primero habló de un lugar en San Martín donde le hubiese gustado pasar sus últimos años, pero luego señaló: "Me tira la sangre y pienso que me gustaría vivir mis últimos años y morir en tierra Ranquel" en un tramo de su alocución Alberto Rodríguez Saá, reivindicando la sangre ranquelina que dice tiene uno de sus ancestros.

En otro momento de su discurso, hizo mención a lo que habían dicho minutos antes algunos de los lonkos que participaron de la ceremonia: "Para sobrevivir en la Argentina, hay que disimular la condición de Ranquel. Esta fue la enseñanza de los abuelos y los padres, que le dijeron a sus hijos y nietos, que para sobrevivir, disimulen su condicíón. Esto es tristísmo y hemos aprendido hoy lo duro que es para una etnia sobrevivir cuando el grupo dominante los quiere discriminar (...) Tenemos que aprender y que esta lección no se repita nunca más en la historia".

Una mezcla rara

Si bien hubo una línea conductora en el pensamiento de Rodríguez Saá, algunas de las medidas anunciadas dejan más preguntas que respuestas en torno al respeto de las culturas ancestrales. ¿Un casino y un hotel cinco estrellas?

Quizá atrapado en el pensamiento de los que los subyugaron, el lonko Walter Moyeta, con la llave de una poderosa 4x4 alardeó: "de croto a estanciero". Crotto fue el ministro que permitió que los trabajadores golondrinas viajaran colados en los vagones de carga, para trasladarse de un lugar a otro del país ofreciendo sus brazos para el trabajo. De allí, el nombre de "croto" se asoció al que andaba de un punto a otro con sus pocas pertencencias encima. Ahora, a poco de andar, el lonko ya se siente "un estanciero".

La camioneta se la había dado "don Alberto", era de su custodia personal y servirá para cubrir las necesidades de transporte de su pueblo.

Informe: Gustavo Senn
gustavosenn@gmail.com

 

 

 

Gobierno de San Luis - Ingrese al sitio oficial con un clic aquí

 

 

 
   
Free counter and web
stats