Cristina Fernández declaró en la causa por la obra pública

La ex Presidenta y Vicepresidenta electa declaró durante poco más de tres horas y media ante el tribunal que la juzga en la causa conocida como de la obra pública o de Vialidad. Desplegó un extenso argumento en donde ejemplificó como se realizó y condenó el 'lawfare'; repasó las competencias de cada organismo, qué responsabilidad le cabe a cada funcionario; las distintas varas que usaron los jueces y fiscales en distintos momentos y, en definitiva, cómo se montó un aparato político, judicial y mediático -a partir de una orden de la gestión de Mauricio Macri, en lo que denominó "la mesa judicial"- para desgastarla y descalificarla.

La ex mandataria finalizó su exposición y cuando ya se iba, los integrantes del Tribunal que la juzga -a quienes cuestionó en varias oportunidades- le preguntaron si iba a responder preguntas, a lo que respondió que serían ellos los que deberían responder a la sociedad por su actuación.

Minutos antes de presentarse en los tribunales federales de Comodoroy Py, reiteraron el pedido de que se pudiese televisar en directo la declaración, petición que le fue denegada. Pero por la tarde, el Centro de Información Judicial le dio copia de lo que habían registrado y su equipo de comunicación lo subió a las distintas redes sociales.

La declaración completa en YouTube

 

Una apretada síntesis de lo que dijo

Cristina Kirchner negó que durante su mandato se hayan cometido delitos en el manejo de la obra pública, pues recordó que una auditoria realizada por este Gobierno concluyó que no hubo desavenencias en la ejecución de las mismas.

La vicepresidenta electa criticó con dureza a los jueces federales Julián Ercolini y Claudio Bonadio: "tengo una suerte para los sorteos, siempre me tocan Bonadio o Ercolini", ironizó.

Acudió en reiteradas veces al término Lawfare (guerra jurídica en política) y aseguró que parte de esa operación era encabezada por el juez y el fiscal "a la carta del Gobierno", según sus palabras.

"Si alguien tenía dudas de la existencia del lawfare, la lectura del presidente del tribunal del rechazo del recurso de la transmisión es una clase práctica llevada a cabo por este tribunal. Esta causa, que se conoce como la causa de la corrupción de la obra pública, tuvo una difusión mediática en vivo y en directo inédita durante todo el juicio", manifestó.

Ercolini fue el juez instructor de la causa por la cual la ex presidenta está en juicio, en tanto que Bonadio la procesó con prisión preventiva en reiterados expedientes. A su vez, disparó duras críticas hacia los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques.

"Algo no funciona bien en Comodoro Py", ironizó la exmandataria al referir que durante los ocho meses en que tuvo causa, el fiscal Eduardo Taiano no imputó a nadie. Y cuando la causa pasó a manos de sus colegas Pollicita y Mahiques, en tan sólo ocho días solicitaron las indagatorias. "Se nota mucho lo que han hecho", acusó Cristina Kirchner.

Según indicó la expresidenta durante su indagatoria por la causa de la obra pública, en 2016 fue Javier Iguacel, como titular de la Dirección Nacional de Vialidad, quien encaró una auditoría y determinó que, de 2.200 kilómetros de rutas que se construyeron durante el gobierno kirchnerismo, "los desajutes no fueron relevantes" y alcanzaron el 0,1 por ciento.

En ese sentido, Cristina Kirchner dijo que no fueron ejecutados solo 2 kilómetros de carpeta asfáltica de un total de 2.200 que se encaró durante su Gobierno.

Con respecto a Lázaro Báez, recordó que siendo intendente Néstor Kirchner en Santa Cruz no lo erigió como "empresario de la obra pública", por lo que consideró remoto que hayan especulado con hacerlo cuando su marido asumiera la presidencia de la Nación.

"Durante 12 años condujo la provincia de Santa Cruz, pudo llegar a presidente y le endilgan designos y planificación de la asociación ilícita", agregó.

Desde el banquillo de los acusados, Cristina Kirchner comenzó criticando la negativa a televisar la audiencia y recordó que hubo cinco audiencias que fueron transmitidas.

Criticó con dureza el rol de la Oficina Anticorrupción (OA), la Unidad de Información Financiera (UIF) y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), de los cuales los dos primeros ejercen la acusación en la causa por presunto fraude en la obra pública.

"El gobierno utilizó la OA y la UIF para impulsar las causas judiciales. Se modificó el decreto para que pueda asumir (Laura Alonso, no abogada). El titular de la UIF, Mariano Federici, tiene una causa en la Argentina", acusó y agregó: "el gobierno que se va tenía una mesa judicial que decidía quién iba preso, quién no, a qué empresario había que apretar para que no vaya preso o para que venda sus empresas".

En ese sentido, en el marco de su declaración indagatoria, remarcó el hecho que la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso es "no abogada" y que el titular de la UIF Mariano Federici está vinculado al banco HSBC, entidad que fue investigada –según dijo- por lavado de dinero y debió pagar una multa de 13 millones de dólares por violación a normas regulatorias.

Además, criticó el rol de la AFI y recordó que en un juzgado federal de Dolores se ventilaba que los testigos eran "guionados", haciendo referencia al mediático Leonardo Fariña, hecho por el cual se lo atribuyó al ministro de Justicia Germán Garavano.


 

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html