Los trabajadores de prensa de San Luis volvemos a decir:

Basta de atropellos a nuestra libertad de expresión, exigimos respeto al ejercer nuestra profesión

Una vez más los y las periodistas, camarógrafos y fotógrafos abajo firmantes nos dirigimos a la sociedad puntana para expresar nuestro repudio ante el atropello de las fuerzas de seguridad que intentan limitar nuestra tarea diaria de informar. Ayer por la mañana en el Poder Judicial nuestra compañera Ayelén Britos, quien se desempeña como movilera para Radio Nacional San Luis, fue amenazada y amedrentada por dos oficiales pertenecientes a la División Homicidios de la Policía.

Alrededor de las 9:50, nuestra compañera entró a tribunales para saber novedades de la acusación de Carina Di Marco, madre de Florencia, niña de 12 años violada y asesinada hace unas semanas. El caso, de relevancia nacional, ha sido uno de los hitos del año. Desde el primer momento actuamos con responsabilidad y profesionalismo y en esta oportunidad tampoco fue la excepción.

Ayelén decidió tomar un ascensor que la llevaría al segundo piso, donde se esperaba que trasladarían a la madre para que declare en su indagatoria. Sin saberlo, sin ningún tipo de anticipación o deseo de obstaculizar las tareas de traslado de la policía, Ayelén se tomó el mismo ascensor que utilizaron los oficiales para llevar a la mujer al segundo piso. La cronista no le dijo nada. No preguntó nada. Solo se limitó a tomar una fotografía con su teléfono celular. “Borrala ya”, le dijo en tono agresivo el oficial Diego Albornoz. Una. Dos veces. A centímetros de Ayelen.

“He hecho un montón de notas, he hecho preguntas complicadas. Pero en ese momento la borre. Me dio miedo, me quedé helada”, nos comentó. Cuando el elevador se acercaba al segundo piso, la suboficial Lorena Martinez le preguntó quién era y para quien trabajaba “Soy Periodista”, contestó la colega.

No es la primera vez que esto sucede. En marzo del año pasado, en otro caso de alto perfil como lo fue el asesinato de Romina Aguilar, Gustavo Luna, Gabriela Farias y Alejandro Lorda, reporteros del Diario de la República fueron agredidos por la misma división.

“Soy periodista” es una declaración con la que todos los abajo firmantes coincidimos. Somos periodistas, locutores, comunicadores. Somos los ojos, oídos y voces de esta sociedad, quienes debemos ser testigos de la vida pública de San Luis.

Difícil es llevar a cabo esta labor, cargada de responsabilidad e importancia social, si otras instituciones, en este caso la policía nos la impide, sin una explicación clara y solo con el objeto de apretar a una colega.

Más grave es el hecho de que, efectivamente, Ayelén cedió ante la presión. Borró la imagen.
No importa tanto el contenido de la misma, que a la larga es una foto más de un acusado encapuchado. Es el hecho, que si un policía se sitúa frente a uno y le exige algo a un periodista, puede que en San Luis lo logre. En San Luis, esto es una realidad. Ya van dos claros ejemplos de obstaculizar la labor de la prensa.

Con impotencia e indignación, nos preguntamos, ¿qué habría pasado si Ayelen no la borraba?

No debería hacer falta repetir toda la clase de artículos, leyes y acuerdos nacionales e internacionales que amparan nuestra labor. Creíamos que era necesario hacer otro repudio de la misma naturaleza a poco más de un año de lo que ocurrió con Gustavo, Gabriela y Alejandro.

Van a seguir ocurriendo crímenes en San Luis. La policía va seguir llevando detenidos al Poder Judicial y nosotros vamos a seguir allí molestando. Nuestra naturaleza es la molestia, nuestro deber la información.

A partir de este reclamo público pedimos que se hagan expresas las disculpas tanto de los oficiales que agredieron a Ayelen, como de las autoridades competentes, que por omisión o conscientemente, permiten este tipo de agresiones en el accionar policial.

Hoy todavía sentimos que podemos ejercer nuestra tarea con libertad. Sin embargo, episodios como los relatados nos hacen dudar de ello. No queremos llegar al día en el que directamente uno de nosotros aparezca golpeado o nuestra información destruida. No lo permitiremos y lo haremos saber. Cada vez que ocurra algo así, la sociedad puntana lo sabrá.

Los mantendremos al tanto de lo que ocurra, como siempre.

Matías Nieto-Cristina Sosa-Gustavo Senn-Cecilia Racca-Alberto Beato-Gladys Aguilar-Ayelen Britos-Hernán Pacheco-Nino Romero-Lilian Olguin-Verónica Miranda-Adriana Lucero-Carmen González-Pablo Oro-Sergio Raddi-Gustavo Luna-Maria José Corvalan-Eliana Altamirano-Gustavo Alosi-María José Garis-Juliana Otero-Cecilia Racca-Mario Otero-Gastón Binet-Venecia Rodriguez Mayorga-Leonardo Kram Uribe-Elisa Sosa-César Strazza-Gustavo González-Ricardo Lavandeira-Javier Marquez-Gustavo Castro-Juan Pablo Gonzalez-Lucas Emmanuel Gallardo-Moisés Ortiz-Elina Gómez Martín. Miriam Fernandez-Marina Balbo-Nicolás Varvara-Alejandro Lorda-Gabriel Osorio-Alejandro Heredia-Emiliano Pascuarelli-Silvana Sola-Diego Castillo-Alicia Esnaola


 

 

 

 

 

 

 

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  <script type="text/javascript">

var _gaq = _gaq || [];
_gaq.push(['_setAccount', 'UA-16873126-1']);
_gaq.push(['_trackPageview']);

(function() {
var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true;
ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js';
var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s);
})();

</script>

  googlea5ed8c6199e1c16d.html